sábado, 27 de agosto de 2016

NOCTURNO.


Van pasando las horas…
las horas en la noche.
all no conciliar el sueño,
mi corazón se hace mil reproches.


Descubro ante mis ojos
la soledad infinita
de no tenerte a mi lado,
de no tener tu sonrisa.


Pienso en ti….
Abro la ventana de mi alma
para mirarte.
Te imagino de tantas formas,
que solo tengo sed de amarte.


Van pasando las horas…
las horas en la noche.
El rocío en los cristales,
me reclama que te ame.


Pienso en ti…
Abro las puertas de mi corazón.
En esta noche fría...inmensamente fría.
Le doy paso a la razón.


Si ya no estás aquí…
Si ya no puedes mimarme
solo pido que te despierte
el frío de esta noche
y el rocío en los cristales.

© 2008 Miriam Jaramillo

13 comentarios:

  1. Bonito poema, pero que triste debe ser, sentir esa soledad.

    Besos Miriam.

    ResponderEliminar
  2. Es un poema muy bello a pesar de la nostalgia y de la tristeza que encierra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un poema precioso donde sus versos destilan cierta tristeza.Besicos y gracias por tu visita a mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por corresponder mi visita.Afectuoso saludo.

      Eliminar
  4. Saludos, muchas gracias por invitarme a tu blog, lo he disfrutado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por corresponder mi visita.Afectuoso saludo.

      Eliminar