lunes, 14 de noviembre de 2016

MI DULCE CANTAR

Hoy, quiero cantar a la vida
con voz humilde y taciturna.
con tonos bajos y serenos
como la delicada melodía,
que producen los hilos de mi guitarra,
al tocar las fibras de mi alma.


Hoy, quiero sentir al oído:
el murmullo de la fuente
el canto de los pájaros
el golpe de la cascada
el roce de las olas
el vaivén de las palmeras al viento
el eco de la montaña
y del labriego su lamento.


Hoy, quiero adivinar:
Lo que siente una flor,
cuando una mariposa se posa sobre ella.
Lo que sienten las hojas,
cuando el viento las arrastra sobre el suelo.
Lo que sienten las gotas de lluvia,
al caer sobre el tejado.
Lo que sienten las abejas,
al depositar la miel en los panales.
Lo que siente el viento,
cuando atraviesa las trincheras.
Lo que siente un ave,
cuando vuela en las alturas.
Lo que siente un pez,
cuando se desliza entre las aguas.


Hoy, quisiera sentir:
El sabor a gloria que produce un primer beso.
El sentimiento que despierta una mirada.
La inquietud cuando las manos se entrelazan.
La fogosidad cuando dos cuerpos se abrazan.


Hoy, quisiera sentir cosas extrañas:
como dibujar en mi alma
torbellinos de felicidad,
laberintos de pasión
llorar, gritar, cantar, amar...
pero mi lira, guardada en lo más profundo de mi corazón,
sólo produce una melodía, tenue y leve
que susurra a mi oído, que intranquiliza mis sentidos,
Pero que es mi dulce cantar.

© 2006 Miriam Jaramillo

video